17 diciembre 2006

Privilegio limitado

Es una diferencia "significable", si es que existe la palabra. La persona que escribe y edita, la que publica un post, quien tiene su blog, su podcast y lo renueva. Aún no puedo entender - será que estoy anticuada - el "periodismo ciudadano". Supongo que es el tirón de orejas que ahora escribo y luego me darán. La labor del periodista digital es tan ardua como el que escribe en papel, y si entro en su defensa, más compleja, más diaria y constante. Y aún así, no soy consciente de entregar el testigo a la persona de a pie.
Yo como bloggera, me identifico más con una opinión empática, personal y subjetiva. Estas letras dirigidas a esta elite a la que pertenecemos, este grupo de privilegiados que negamos ser, a quien bajamos al escalón de gente normal con una vida paralela. Con días buenos, malos, tristes, pesados, alegres, vacíos, románticos... Humanos. Me lleno cada día con tras la pantalla. Hablo en la distancia, sonrío a través de una ventana de píxeles y doy a saber de mí, de ti, de lo que quiero y me hace falta o me sobra. Desaparezco con un simple "desconectado", dejo de existir. Pero es una opinión, un comentario; dejo una cita de alguien, una imagen, una canción. No estoy capacitada para nada más si me cierro en mi cuenta. El trabajo es otra cosa. La información a nivel profesional quiero creer que es para aquel que la manejará en beneficio de todos.
Y quizás suene absurdo, el mismo término lo explica: digital. Pero no he escuchado a nadie resaltar el calificativo de privilegio de este estilo de comunicación. No privilegio por su inmediatez o por su actualidad (el periodismo digital tiene ya algo de clarividente) sino por las herramientas que utiliza, por el soporte con el que llega a las personas, con el que las mantenemos cerca. Esa cercanía es minoritaria. Real, pero llega sólo a aquellas personas que tienen los medios para adquirir este tipo de tecnología. Hablo de un 10% de la población del mundo, del cual sólo otro tanto por ciento mínimo tiene acceso a Internet. Sí... ese acercamiento es continuo y real, pero limitado. Y henos aquí, dando opiniones y gritos minúsculos. Bytes de sueños.

10 comentarios:

pqueno dijo...

q por minúsculos q sean, siempre dicen algo interesante

abrazos ausientes desde el norte

humilde dijo...

....bueno, siempre se puede empezar otra revolución.... no?

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

Quedeme mudo, que no ciego, al leer esto.

besos minúsculos (como los gritos)

Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Anónimo dijo...

ja ja ja perdón, to no queria, y encima no me los deja borrar. buaaahhh.

Anónimo dijo...

Se puede decir más alto (o en mayúsculas) pero no más claro.
Estupendo post.

Saludos