13 febrero 2008

Tinta añeja

He perdido
todo lo que me lleva
a escribir
se cayeron las ruedas
y se apearon las musas.

Con el tiempo parece
que en vez de volverme
de tinta añeja
me avinagro.

15 comentarios:

humilde dijo...

....uffff.... yo me siento parado en el tiempo.... ni hacia delante ni hacia atrás.... solo varado....

gaitero en el exilio dijo...

yo tambien he sentido que las musas se van de vacaciones, que en vez de avinagrarme , como dijo alguien
a una edad ya o te ajamonas o te amojamas

pez dijo...

Me juego lo que quieras a que todas esas musas estan jugando al escondite.

Krad_Dark. dijo...

Bueno seguro que sera una mala racha.

Un abrazo

Danelí dijo...

Pero aún queda tiempo
y no te olvides que las palabras no se acaban
y están llenas de sinónimos
(y si hay silencio o vacío
tamibén significan).

Un beso
muac

DANI dijo...

Siempre nos quedaran los números. Y el tiempo de quien sabe esperar.

Besos pacientes

.JL. en los afelios dijo...

Quien lo diría...

Porque eso que acabo de leer,
me ha parecido brutal!!

Un beso de aceite...

Misántropo dijo...

Pues lo explicas muy bien. Y en el aroma no se percibe ningún toque rancio.

En cualquier caso, sssssssssssshhhhhhhhhhhhhhh, es sabido que las musas gustan de asaltar sin previo aviso a esas gentes que no dejan de dar vueltas a todas las cosas, suelen madrugar y nunca olvidan llevar su boli y su libretita.

¡Hala, ya te he dejado sin excusas!

Además, por eso en mis links te he puesto repe...por tus ausencias.

Muas.

javier (lluvia oculta) dijo...

Seguro que es pasajero…son momentos “dique” donde las palabras parecen huir y las hojas en blanco se extienden…pero el tiempo convierte el añejo en vino de Caná

Un abrazo.

saiz dijo...

Yo también vine a visitarte.

En cuanto a las musas, decididamente creo que no existen. Sólo hay la repentina necesidad de escribir (o de expresar de otra manera) lo que uno de pronto siente. Pero si no se siente esa necesidad, mejor es no forzarlo. Vale la pena, entonces, disfrutar de lo que han creado otros. Piensa que, a lo mejor, en otro instante sientes una necesidad tan fuerte y tan urgente de crear que no te deja tiempo para disfrutar de las elaboraciones ajenas. Así que aprovecha. Además, puede ocurrir que leyendo (u oyendo, o mirando) lo que han hecho otros, sientas la repentina necesidad de crear. A mí al menos me pasa.

Saludos y gracias por tu visita.

Persio dijo...

El día menos pensado las musas vuelven con los cántaros llenos.

Seleka dijo...

¿cómo puedes haber perdido lo que te lleva a escribir?
piensa, seguramente lo dejaste en algún cajón para que no acabase bajo el sofá cogiendo polvo, va siendo hora de que lo saques y airees...solamente es eso, seguro...no creo que te falten palabras y mucho menos cosas sobre las que escribir...busca y si no encuentras me avisas...
un beso

Juanjo dijo...

No lo creo... una foto y unas letras pueden endulzarte de nuevo. Las musas están, sólo que están dormidas... un beso.

Carlos (Sr. Chow) dijo...

Las musas son muy suyas... un día se van pero pronto vuelven cuando descubren que no pueden vivir fuera de ti.

Saludos, cantautera.

libertad dijo...

Pues lo expresas muy bien. Y no se percibe ese avinagramiento del que hablas. Quizás sea sólo eso, expresarlo.
Un beso