26 marzo 2007

In-dependiente

Azar define casa como una habitación de una ventana, un mini-baño y una cocina-salón-dormitorio. La cama está tras una cortina; el armario hace las veces de estantería. No hay platos que fregar hoy. Se deshizo de la telvisión. La asfixia. Se atraganta y se expande. Se le repiten las paredes sin cuadros y pintadas de verde. Paga por la libertad de ahogarse independiente. De sentir la claustrofobia a solas y compartir la cama a medio día, cuando quiera. Pagaba por hipotecar los libros y hacer liviano el saco del futuro. Por eso al llegar hoy, abre la ventana a la tarde y saca la jaula del pájaro que compró ayer. Aún sin nombre, sale volando el ave, dejando las dos cárceles atrás.
Si ella no es libre, se dice, no es quién para enjaular nada.
Aunque, al menos, es su jaula.

15 comentarios:

humilde dijo...

....bueno, supongo que es una forma ni mejor ni peor que otra cualquiera para desahogarse un poco....

oktomanota dijo...

asi es "humilde" tienes toda la razon

jerseygirl dijo...

Si yo estoy encarcelada, que por lo menos, lo que tengo yo encarcelado sea libre. :)
Me entran ganas de no independizarme :P
Un besito

libertad dijo...

In-dependiente. Sí, lo has descrito tal y como a veces uno se siente en la in-depencia. Me gustó mucho
Un beso

prazsky dijo...

Me deja un aroma fresco, aun siendo un relato de carceles y carceleros.

Danelí dijo...

te escribo desde mi pequeña jaula, me acompaño de música otoñal y en mi garganta hay una melodía que aun no puedo afinar....y hay tanto frío esta noche.

besote
=*

Danelí dijo...

te escribo desde mi pequeña jaula, me acompaño de música otoñal y en mi garganta hay una melodía que aun no puedo afinar....y hay tanto frío esta noche.

besote
=*

pqueno dijo...

y podría gritar....soy libre?

abrazos ausientes desde el norte

Javier Herque dijo...

Todos tenemos jaulas, algunos tienen incluso bajo la almohada la llave y no saben encontrar su tacto; otros son capaces de liberar pájaros sin nombre y usan adjetivos posesivos como un enroque sin tablero bajo los pies desnudos que a veces temen el frío del suelo; otros somos nuestras propias y despreciables jaulas y no tenemos ningún pájaro que liberar ni ningún libro amarillento que hipotecar.


Pero leerte hace más blandos los barrotes de cualquier jaula.

Un beso.

DANI dijo...

Hay demasiados carceleros prisioneros de si mismos. Quizás ese sea el problema. Cuando ellos sean libres, dejarán de oprimir al resto.

Un beso libre

rhino dijo...

Siempre siento cómo se me revuelve el estómago cuando la carcel y los carceleros aparecen en mi vida.

Algo sobre ello escribí.....

http://poquitasletras.blogspot.com/2007/03/
cantos-de-aves.html

Misántropo dijo...

Pues yo le quitaría el guión.

La independencia es bella, y necesaria. Cueste lo que cueste.

Felicidades a tí, y a ese pájaro que tuvo la suerte de tenerte por...colega.

Un beso.

.JL. en los afelios dijo...

En mi jaula,
hay mas cosas, pero...
es mucho mas pequeña;
esta mi madre, preparandome bocadillos de nocilla y tarareando canciones de Silvio, estoy yo mismo dibujando todo aquello que quería tener y que aún no tngo.
Puedo ver a Silvia besandome por primera vez, derramando las puertas de su paraiso con su lengua de sabor a fresa.
aprobados y suspensos,
veo muchas lágrimas dentro de mi carcel,
tantas que ha veces,
me cuesta respirar acá adentro
Pero se que de aquí nunca podré salir...

Un beso grande, esperando que resuenen tus vitalidades en mi blog.

Shhh... dijo...

si lo fuera, tampoco enjaularía...

najwa

manuel_h dijo...

y además, es que no cabía!!

precioso texto

besos