10 marzo 2007

Inofensiva

No me mires así. A tu edad y sonrojado. Que no muerdo.
Sólo contesté a tu pregunta.
Tal y como están los tiempos,

lo más inofensivo del amor...


...es el sexo.

20 comentarios:

Elendaewen dijo...

"Mejor despiertan juntos y descalzos nuestros pies".
Tontxu - "Angel de puntillas"

Carlos dijo...

Tal y como estan las cosas... lo más inofensivo de TODO es el sexo.

Un abrazo.

manuel_h dijo...

qué maravilla de foto has puesto, y qué razón tienes!!

besos

humilde dijo...

....estás segura?.... ;)

Uno que mira dijo...

No hay nada ofensivo en el amor. Ni siquiera el sexo. Ni el sexo ha de ser ofensivo aunque no haya amor.

El sexo sólo es ofensiva cuando es violencia (del latin violare, que significa no respetar) ejercida sobre otro ser humano.
Pero si hay consenso...

Que ya lo decía Woody Allen: el sexo sólo es sucio si se practica realmente bien.

Y si pone esa cara, corazón de pájaro, es que está de acuerdo.

prazsky dijo...

Pero también un arma de doble filo

Danelí dijo...

¿Es rojo el amor?
Vamos a romper paradigmas.

=)*

DANI dijo...

El resto duele, y a menudo duele mucho.

Besos

pez dijo...

Es verdad el amor puede ser tremendamente doloroso.

susej dijo...

Cierto.
Pero van tan unidos que asusta.

gaitero en el exilio dijo...

cuanta razon en tan pocas lineas

puede ser que el amor sea lo mas doloroso del sexo

Memnoch dijo...

No se si será lo más inofensivo, pero si lo más sencillo, al menos para quienes no se atreven a "jugar" y "dejarse ganar".
Petonets maca

Javo dijo...

No tan inofensivo... ¡No se confíe usted!

Saludos

Isthar dijo...

No te creas, yo no las tengo todas conmigo de que así sea...

Darkhorse1974 dijo...

....Y lo sano que es practicarlo :)

Un abrazo

laberintonajwa dijo...

uhmmmm....
si....
(pero tengo mis dudas) :P

libertad dijo...

...Antes te hubiera dicho que totalmente de acuerdo, hoy tengo mis dudas, y no las tengo todas conmigo.
Saludos

Max Sin Nombre dijo...

Curioso caso: no se responer en la siguiente entrada.

Dado el particular, empleo esta.

Yo tuve una vez una Corchea. Que era, curiosamente, redonda, y redondilla: medio música y medio poesía.

Al rato, desafinamos, y se cambió a una sinfonía diferente.

A veces nos cruzamos, y pese a discordar, nos sonamos.

Curioso caso.

Misántropo dijo...

Y que lo digas...

Christian Supiot dijo...

Ya le preguntaré a ella... tal vez quiera acusarme ante la boulé personalmente... ;)

Un saludo y vuelve cuando quieras