03 abril 2009

Inmune

La redención de mis errores
atañe sólo a mi cordura.
No quiero el perdón, atadura que supone pecar de humilde
cuando no de hipócrita
de quien lo otorga.
Deja de coserte en los ojales
las reliquias textuales que no te corresponden;
ofendes a la dignidad de los botones.
Te leo, absurdo, en un tiempo que no es tuyo
y por eso,
pasas leve y sin fuerza con tus letras.





No me hiere, no me importan
las costuras
ni el dogmatismo barato de tu poesía.


9 comentarios:

Max Verdié dijo...

Mala época para andar herida.

¿No?

De cenizas dijo...

Desabrocha las páginas de su libro y descose sus versos de tu forro.

Bello poema.

besos

Brujita dijo...

-La redención de mis errores atañe sólo a mi cordura- <3

Espero el tiempo mejore por tus lados ya aqui han comenzado a disiparse las nubes...

DANI dijo...

Y que seria una poesia sin costuras ni remaches?

La perfección escrita no existe ;(


Besos escritos

Elena Martín dijo...

habrá que comenzar a pasar firme y con fuerza sobre esas letras...¿no?
besos

Misántropo dijo...

Nada más dogmático que la pura "poesía".

Si no hiere, no lo es.

Un beso.

Uno que mira dijo...

Uff.
No quisiera ser el destinatario de tus letras, y sólo me chirría un poco tu reflexión sobre el perdón.

De humilde no se peca, aunque sí de hipocresía. Con esto quiero decir que el perdón no debe darse (o pedirse) si no se aviene realmente a un sentimiento.

Dogmatismo. Y además barato. Qué par de bofetadas.

Un beso.

Ayllón dijo...

Siento deshacer la magia de esta entrada (que la tiene) pero tenía la necesidad de contarte:
He agregado tus ausencias a los blogs que sigo. Espero que no te importe.
No podía comunicarme contigo de otra manera...

La verdad es que no sé si te conozco, pero buscando antiguas entradas mías apareció mi nombre en tu blog.
Supongo que tú si que me conoces a mí.

Un placer leerte. Un saludo.

Curro.

manuel_h dijo...

mal sitio para coser nada!